Publicaciones recientes

Ortografía y diversión

Juegos online:

Por otra parte, me gusta recomendar recursos gratuitos para que todas las familias, independientemente de su clase social, tengan las mismas posibilidades de ayudar a sus hijos e hijas en los estudios.
Pero, en este caso, recomendaré un recurso que hay que comprar (baratito, eso sí: 5 € la baraja, aproximadamente) para cuando al alumno o alumna se le atraviesa la ortografía. Se puede pedir en la librería del barrio.

Son dos juegos para trabajar aquellas palabras que son usadas en el colegio y que más frecuentemente dan guerra por su ortografía.

Se puede usar este DOMINÓ ORTOGRÁFICO (pínchese aquí), de tal modo que las fichas encajan según se tenga o no la letra complicada («naVe» engancharía con «esclaVo», por ejemplo).  

 

 

 

Se puede usar esta BARAJA ORTOGRÁFICA (pínchese aquí, ofrecen cuatro). El autor propone un curioso juego de cartas para aprender esa dichosa ortografía pasando ratos divertidos. Copio a continuación las reglas del juego y otras aplicaciones.

 

 

REGLAS DE JUEGO:

Cada baraja consta de 33 cartas. En cada carta hay una, dos o tres dificultades ortográficas, que se destacan. Puede jugarse con una o más barajas. 
El que baraja reparte cuatro cartas a cada jugador, empezando por su derecha. Estos estudian sus cartas para ver qué les ha tocado.
Comienza el juego el que está a la derecha del que repartió. Él, o los otros cuando les toque, pueden decir “me planto” si creen tener buena jugada. Si nadie se planta cada jugador deja una carta, bocabajo, y toma otra del mazo. Así continúa el juego. 
Si se acaban las cartas del montón o mazo, se barajan, siempre bocabajo, los descartes y se sigue robando hasta que alguno “se planta”. Ahora todos ponen las cartas bocarriba y se ve quién tiene la mejor jugada. 
Las jugadas, de mejor a peor son estas:

1. Póker: Cuatro cartas con igual dificultad ortográfica (V,V,V,V)  
2. Trío: tres cartas de igual dificultad: (X,X,X).
3. Doble pareja. Ej. (BB-JJ) (HH-YY).
4. Pareja: (GG). 
En el caso de jugar con dos o más barajas pueden repartirse cinco cartas y formar ya jugadas más complejas: 5 iguales, 4 iguales, 3+2, etc. 
En las cartas con más de una letra dudosa (Vegetales, extravagantes, vajilla, etc.) el jugador puede aplicar a sus combinaciones la letra que más le convenga. 
En caso de empate en la jugada gana el que es mano.
OTRAS POSIBLES APLICACIONES:
Estas barajas son un material divertido y eficaz para la iniciación en el estudio de la ortografía, sensibilizando a los niños sobre ese difícil aprendizaje desde los 5 o 6 años. Además del juego antes descrito caben otras actividades: 
  • FAMILIAS: Agrupar las cartas por el tipo de dificultad que resuelven. Por ej. Juntar todas las de B, H, LL, etc.
  • CREATIVIDAD: Se saca al azar una carta y se pide a los niños que construyan una oración en la que entre la palabra de la carta. Se saca otra y se pide que formen otra oración usando las dos palabras. Se siguen añadiendo más cartas hasta que ya no sean capaces de englobar todas las palabras en una oración o período. Ejemplo: Sacado «ave» puede decir el ave vuela; si saca luego «cohete«, diría acaso: el ave se asustó con el ruido del cohete; si saca luego «bisonte«, podría continuar: el cohete que asustó al ave ha caído al lado de un bisonte, y así sucesivamente.
  • CUENTOS: Que inventen un cuento a partir de tres, cuatro o más cartas, ya sacadas al azar o seleccionadas por el profesor o por los niños.
  • ENRIQUECIMIENTO LÉXICO: Sacada una carta decir todas las cualidades, relaciones, costumbres, opuestos, etc. de la cosa o vocablo correspondiente. Ej. «Burro». El burro es sufrido, fuerte, sobrio, trabajador, etc. «Víboras». Son peligrosas, venenosas, taimadas, sinuosas, etc. Son reptiles, viven en… etc. «Perverso». Opuestos: Bondadoso, bueno, amable…
  • REDACCIÓN: La anterior elaboración de cuentos es ya un ejercicio de redacción oral. Si pedimos que vayan escribiendo el cuento a medida que lo inventan, tendremos un excelente ejercicio de redacción. Lo escrito puede ser analizado en cuanto a la corrección sintáctica, ortográfica y a la riqueza léxica y finura de estilo.
  • COMPETICIONES LINGÜÍSTICAS: Puestas sobre la mesa 40 o más cartas, los niños van construyendo oraciones con esas palabras. Luego se quedan con las cartas incluidas. Gana el que al final tiene más cartas. El ansia de ganar los lleva a construir oraciones cada vez más complejas.
  • CAMPOS SEMÁNTICOS: Puestas sobra la mesa las cartas de una o más barajas, pedir que las agrupen porque tengan relación con una. Por ejemplo: Carta de herido: Pueden unir: “Ejército”, “alfanje”, “carabina”, “salvaje”, “balas”, “cohete”, etc. Que expliquen la relación que ven con la carta inicial.
  • CLASIFICACIONES: Con las cartas de una serie, y mejor con las de varias, pedir que las clasifiquen de todas las formas que se les ocurran.
Surgen clasificaciones elementales. Por ej. Las de animales, de vegetales, etc.
Se pueden hacer clasificaciones más elevadas: Seres naturales, artificiales, útiles o herramientas, beneficiosos o dañinos para el hombre, etc.
Clasificar es un proceso mental valioso que puede alcanzar altos niveles de abstracción.
  • COMENTARIOS: Sacar una carta: Que digan todo lo que se les ocurra sobre ella. Por ej.: “rabo”: El rabo de los monos es largo. Hay animales que tienen pelo en el rabo como el mono y el gato y otros que no, como la lagartija. Al rabo a veces se le llama “cola”…
Caben otras muchas aplicaciones que el ingenio de niños y profesores sabrán descubrir. Pero se garantiza la fijación de imágenes ortográficamente correctas y la consideración de la ortografía como una diversión y no como una tarea aburrida y odiosa.
  • ADIVINANZAS: Mostrar un dibujo tapando las letras. Que digan a qué palabra corresponde.
  • DESCRIPCIÓN: ¿Cómo se ha hecho la v de “vaca”, la b de “burro”, la j de “jinete”? …
  • RECORDAR Y DIBUJAR: ¿Cómo se escribe “novia”, “gamba”? Si no lo recuerdan se pide que copien o calquen el dibujo.
  • CONCURSO DE DIBUJOS: Se eligen 3 ó 4 cartas y se pide a los niños que las dibujen a tamaño A-4. El mejor dibujo de cada carta se expone en el aula. A la semana siguiente se eligen otras 3 ó 4 que también se exponen. De este modo se fijan las imágenes ortográficas y se decora el aula.
  • INVENTAR DIBUJOS: Los niños mayores, cuando ya han visto y copiado muchos dibujos, conviene que inventen dibujos de apoyo. Se empieza por los más sencillos. V. gr. “varas”, “clavos”, “boa”, etc.
Sin duda que caben otras muchas aplicaciones. Lo que es seguro es la fijación de las imágenes ortográficamente correctas y la consideración de la ortografía como una diversión y no como una tarea odiosa.