Publicaciones recientes

Caucho versus tierra

Son cada vez más el número de parques infantiles y patios de colegios acolchados con suelos de caucho reciclado procedente de neumáticos. En países como Suiza utilizan trozos de corteza de árboles para evitar dicho compuesto. De hecho, un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela advierte sobre su toxicidad. Con mucha amabilidad, la doctora María Llompart, profesora titular de dicha universidad, facilita la evidencia científica comprobable en estos documentos.

Dejando a un lado la toxicidad de los suelos de caucho, expondré además los argumentos pedagógicos que, personalmente, terminan de posicionarme firmemente por hacer uso de nuestra tradicional arena en los patios y parques infantiles.

Cuando observamos niños jugando en la arena podemos percatarnos de su infinita versatilidad en los juegos: llenar cubos usando palas (psicomotricidad); construir carreteras (imaginación); crear relieves geográficos con diferentes materiales: arena, palitos, agua, hierba… (creatividad); jugar a esconder y buscar tesoros (interacción); imaginarse que cocinan en casa y le ponen la comida a sus hijos (aprendizaje vicario, juegos de rol y responsabilidad social); etc.

Los inconvenientes de llegar a clase o a casa con los bolsillos llenos de arena o necesitar ropa impermeable cuando esté mojada, creo que no son razón suficiente para quitar a nuestros hijos y alumnas del contacto con algo tan natural como es la tierra.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.